36 semanas de embarazo

El peso del bebé ha aumentado 250 gramos en los últimos días. Su tejido adiposo se desarrolla para protegerle del frío que sentirá al nacer. ¡Tiene mucha grasita en el cuerpo! Sus movimientos se hacen notar, os escucha tanto a ti como a su padre y en breves os podréis conocer. La madre continúa con síntomas típicos del tercer trimestre, como las contracciones. Si quieres conocerlos todos, te los detallamos uno a uno en este artículo sobre las 36 semanas de embarazo.

¿Cómo son los movimientos y el peso del bebé esta semana?

36 semanas de embarazo

Cuando alcanzamos la semana 36, el bebé continúa engordando a la orden de 25 gramos por día. Actualmente, pesará unos 2600 – 2750 gramos y el tamaño es muy similar al de un melón grande, con una estatura comprendida entre los 46 y los 49 centímetros.

El lanugo presente en su fina piel, ese vello que lo cubría en las semanas del segundo trimestre de embarazo, comienza a desaparecer. El vérnix caseoso también, pero quedará un poco en el momento del parto para actuar como lubricante en la salida del bebé. Recuerda que era na sustancia grasa que recubre todo su cuerpo.

En el líquido amniótico aún hay sustancias que el feto continúa ingiriendo. Parte de ellas se filtran en los riñones y se eliminan por la orina, pero otras se almacenan en sus intestinos formando el meconio, un compuesto oscuro similar a las heces, y será lo primero que expulse por el ano. Si pasas varios días en el hospital tras su nacimiento, la matrona recogerá su meconio. Si no, serás tú quien le cambie los pañales por primera vez.

Cuando termine la semana 36, si nace antes de la número 40 ya no se considerará prematuro, es decir, has llegado a término. Entre las semanas 37 – 42 pueden nacer sin problemas. Fuera de ese rango, requerirá cuidados especiales los primeros días. El bebé debería haberse asentado boca abajo sobre la zona pélvica, y estar listo para que des a luz. Si no es el caso, el ginecólogo tomará una decisión sobre si hacer la llamada versión cefálica exterior. Esto es simple y llanamente cambiar la posición del bebé para que nazca con la cabecita primero, y los pies después. Puede ser algo molesto, pero merece la pena.

Vas a notar mucho sus patadas en la panza, ya que es tan grande que incluso empuja el vientre desde dentro, ¡qué travieso! Su actividad no debería disminuir aunque disponga de menos espacio en el útero. El médico se encargará de vigilar tanto esa actividad como las contracciones del útero cada semana.

¿Cuántos meses son?

El tiempo que ha pasado desde que te quedaste embarazada equivale a 8 meses. La gestación está llegando a su fin y nos encantaría conocer de primera mano todo aquello que sientes, como las contracciones, molestias o felicidad. ¿Cuál es el peso del bebé? ¿Has tenido algún síntoma de parto? ¿Se mueve mucho en tu vientre? ¿Es un embarazo gemelar que afecta a tu espalda? Si nos contáis vuestras experiencias, podréis ayudaros las unas a las otras. ¡Os animamos a ello!

Síntomas de parto y contracciones de la madre a las 36 semanas de embarazo

36 semanas barriga

Como el bebé en camino no para de crecer y engordar, los órganos de la mamá continuarán viéndose afectados. Los antojos ahora disminuyen porque el estómago está literalmente “aplastado”. Es mejor que comas 5 ó 6 veces al día en cantidades pequeñas a que hagas 3 grandes. Tu sistema digestivo lo agradecerá.

Sin embargo, si el feto hace bien el encajamiento, tendrás una pequeña sensación de liberación, ,y síntomas como la fatiga disminuirán. En las madres primerizas, este encaje del bebé suele suceder días antes del parto, y por otro lado te costará más caminar. Sentirás cómo te balanceas en cada paso que das, especialmente si no tienes experiencia con embarazos. Es probable que te dé la impresión de que vas a parir en cualquier momento, pero no es así, ¡no te alarmes! Para dar a luz, notarás las contracciones más fuertes y romperás aguas.

En la semana 36, hay varios síntomas a tener en cuenta:

  • Fatiga reducida si el encajamiento ha tenido lugar.
  • Ganas de ir al baño para orinar y algo de estreñimiento. Bebe mucha agua para que las heces no se sequen.
  • Hinchazón en diversas partes del cuerpo (cara, pies, manos, tobillos…) Si te duele mucho consulta al doctor para evitar complicaciones en la circulación, o el síndrome del Túnel carpiano.
  • Gases frecuentes y flatulencias por la relajación muscular de orificios externos.
  • Despistes continuos. Es habitual ver cómo la madre se olvida de ciertas tareas a lo largo del último trimestre como embarazada. Estás preocupada para que tu niño se encuentre a gusto en el vientre, lo que provoca distracciones frecuentes. Este síntoma se intensifica cuando te cuesta descansar por la noche. Recuerda acostarte sobre el lado izquierdo para no afectar ni a la vena cava, ni a tu columna.
  • Contracciones de Braxton Hicks. Aparecen en la semana 6 pero no las notarás hasta el tercer trimestre, y ahora la frecuencia será mayor. El ginecólogo estará atento a dicha frecuencia de las contracciones cada semana, te pedirá que las cuentes para estimar la fecha del parto. Por ejemplo, si estas contracciones ocurren cada 5 minutos en un rango muy amplio de tiempo, debes llamarle porque podría ser el anuncio del nacimiento. En el caso de romper aguas, dirígete al hospital, al igual que si experimentas una reducción en la actividad del bebé.
  • Acidez en la boca. El sistema digestivo en general sufre dilataciones en el embarazo. Además, la válvula que separa el estómago del esófago para evitar la salida de la comida también se relaja. Por tanto, con la salida de eructos o en determinados momentos, el ácido gástrico puede ascender hasta la boca y sentirás cómo te quema, así como un sabor muy ácido. Tu médico puede darte consejos para no sufrir este síntoma o reducir sus efectos.
  • Flujo blanco en el orificio vaginal.

Algunos consejos y cuidados previos a la maternidad

La mamá puede sufrir cansancio cuando no duerme bien. Cenar ligero y dormir en la postura indicada te ayudará a descansar. Es ideal que recuperes tus energías por las noches para el parto.

Además, desde aquí te aconsejamos a que comas bien y variado, porque el bebé no para de crecer estas semanas y su desarrollo depende de los nutrientes que le transfieras a través del cordón umbilical. Y, por supuesto, no pongas en riesgo su vida con el alcohol o el tabaco.

37 semanas de embarazo >

< Semana 35

Relacionado:

Imágenes de babycenter.com y bump-to-baby.com. Si te ha resultado útil este artículo sobre las 36 semanas de embarazo, a continuación te sugerimos leer otros similares en la sección de embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*