El aceite de árbol de té tiene más de 65 usos medicinales que te sorprenderán. Descúbrelos todos aquí.

aceite arbol de te con propiedades antifungicas y antimicrobianas

Existen cientos de estudios que demuestran las grandes propiedades del aceite esencial de árbol de té más allá de la salud y la belleza. Por eso, es un must en tu tocador y en el botiquín. Ahora verás por qué.

Aunque tenga un nombre familiar, la palabra “té” no está relacionada con la famosa infusión de Camellia sinensis. En este caso, el aceite proviene de la especie Melaleuca alternifolia. Este arbusto australiano es endémico del sureste de la isla, pero su cultivo se ha extendido por todo el continente por la gran demanda que ha tenido en las últimas décadas. El nombre “árbol de té” se lo achacó James Cook en el siglo XVIII ya que los habitantes de la región se hacían infusiones con las hojas de la planta para calmar los resfriados, dolores musculares, picaduras y heridas.

Nos ha llevado mucho tiempo, pero hemos analizado todas sus aplicaciones, y en este artículo recopilamos más de 65 usos que hemos clasificado según sus propiedades medicinales y cosméticas, para la limpieza del hogar y para animales.

Propiedades medicinales del aceite de árbol de té

Flores blancas y hojas del árbol de té

  • Acné y psoriasis. Para disminuir los granos ocasionados por esta infección, limpiar el rostro con aceite de árbol de té por la mañana y por la noche. Además, para combatir las espinillas individualmente, sumergir un bastoncillo en árbol de té (5 gotas de aceite esencial en 20 gotas de agua) y aplicarlo después de lavar la cara.
  • Alergias y dermatitis. Verter 15 gotas de aceite esencial sobre 40 de rosa mosqueta y masajear un par de veces al día.
  • Cicatrices, heridas y cortes. Diluir unas gotas en agua y aplicar con una compresa empapada.
  • Piojos. Agrega 50 gotas de aceite por cada 200 ml de champú. Agita bien la botella y aplicar como de costumbre. También puedes preparar una solución, extenderla por todo el cabello y dejar actuar 25 minutos. Retirar el sobrante enjuagándote con agua abundante y utiliza un peine específico para eliminar los piojos y las liendres.
  • Bronquitis, tos, congestiones y resfriados. Prepara una loción con el aceite de árbol de té y haz vahos de vez en cuando para desobstruir las vías respiratorias y aliviar la tos. Además, puedes masajear el pecho antes de irte a dormir y usar un spray con menta en la habitación para respirar mejor.
  • Quemaduras superficiales. Mezclar 10 gotas de aceite de árbol de té con una cucharada de aceite de jojoba y aplicar sobre la zona 2 veces al día. Si te has quemado tomando el sol, vierte 2 gotas de aceite esencial sobre una cucharada de aloe vera puro para favorecer la regeneración de la piel.
  • Irritaciones de la piel. Si tienes rojeces en la piel por el afeitado, rasguños o una depilación, puedes calmarlas masajeando con una mezcla de 2 gotas en una cucharada de aceite de almendras dulces.
  • Pie de atleta y otras infecciones por hongos. Diluye 4 gotas de aceite esencial en 15 de aceite base. Masajear por todo el pie prestando especial atención al espacio entre los dedos. Además, sumerge los pies en un cubo con 15 gotas de aceite y agua durante 10 minutos.
  • Verrugas. Durante un mes, aplicar diariamente una gota de aceite esencial puro y tapar con una gasa.
  • Para cabellos secos y grasos. El aceite de árbol de té regula la grasa manteniendo los niveles de hidratación. Vierte 2 gotas sobre el champú en cada lavado.
  • Picaduras de mosquitos, avispas y otros insectos. Con un bastoncillo, extender por la picadura.
  • Herpes labial. Extender dando golpecitos con la yema de los dedos hasta su completa absorción.
  • Sarpullidos de sarampión y varicela. Reduce la irritación y alivia los picores.
  • Moratones y golpes. Aplicar sobre la zona mediante suaves masajes dos veces al día.
  • Halitosis e inflamación de las encías. Añadir 4 gotas de aceite de árbol de té a una taza de agua y realizar un enjuague bucal al despertarse y antes de dormir. Si tienes llagas, puedes aplicar directamente con un bastoncillo.
  • Dolor de garganta. Añade 4 gotas de aceite en 200 ml de agua y haz gárgaras un par de veces al día.
  • Hemorroides. Para calmar el dolor, preparar un baño de agua con 12 gotas de aceite y reposar 10 minutos.
  • Para bebés. La piel de un bebé es muy sensible, por lo que debes usar concentraciones muy bajas de árbol de té y diluirlo en aceite de almendras dulces (1 parte de aceite esencial por cada 15 de aceite base).
  • Artritis y dolores musculares. Por sus propiedades analgésicas, puedes usar el aceite de árbol de té para calmar el dolor muscular, de la artritis, el reuma… Para ello, date un baño en agua tibia con 15 gotas de aceite esencial o aplica compresas empapadas directamente sobre la zona afectada, realizando suaves masajes para aliviar el dolor.
  • Candidiasis bucal. Mezclar ½ cucharada de árbol de té con 2 de agua, sumergir un bastoncillo y aplicar por la mañana y por la noche en las regiones infectadas por el hongo.
  • Candidiasis vaginal. Llena la bañera de agua y añade 8 gotas del aceite esencial para aliviar el enrojecimiento.
  • Cistitis. Si quieres inhibir el crecimiento de las bacterias causantes de esta enfermedad, lava la parte afectada con un algodón humedecido en una dilución del aceite. Otro consejo útil consiste en aplicar sobre el abdomen y darte un baño en agua y unas gotas de árbol de té.
  • Abscesos. Tratar la región afectada aplicando una compresa con aceite esencial de árbol de té durante 10 minutos. Seguir este procedimiento un par de veces al día hasta que la pus del grano desaparezca por completo.
  • Balanitis. Prepara una solución con árbol de té (3 gotas por cada 15 de agua) y masajea la parte del cuerpo infectada por el hongo Candida albicans. Repetir el proceso un par de veces al día.
  • Callos. Rociar unas gotas del aceite esencial y masajear con una piedra pómez todos los días.
  • Caspa. Lávate con un champú anticaspa que contenga el principio activo dos veces por semana. Para que el tratamiento sea más efectivo, es conveniente que hagas una dilución al 20% de árbol de té, masajees bien el cuero cabelludo, dejar actuar 10 minutos y enjuagar con champú.

Usos del árbol de té en animales

El aceite de árbol de té se usa igual en animales y humanos. La única diferencia es que para las mascotas hay que diluirlo más.

  • Pulgas. Lavar la mascota con champú de aceite de árbol de té y enjuagar bien con agua. Después, usar un spray con agua y unas gotas de aceite esencial.
  • Garrapatas. Aplicar directamente el aceite y el parásito se desprenderá solo a los pocos segundos.
  • Sarna. Esta afección es muy complicada de eliminar, por lo que se recomienda rapar el pelaje de la mascota. Después, aplicar una solución con 4 gotas de aceite por cada 100 ml de agua sobre la zona infestada. Repetir el proceso dos veces al día. Si no quieres rapar el animal, usa la loción anterior en forma de spray.

Usos del árbol de té en la limpieza

  • Desinfección y limpieza de superficies. Utiliza un spray con 30 gotas de aceite esencial por cada 250 ml de agua. Agitar antes de usar y repasar la superficie con un paño seco y limpio después de cada aplicación. Si la superficie lo permite, puedes agregar 40 ml de vinagre blanco a la solución. También sirve para suelos, alfombras, sillones, camas, sofás, duchas, sanitarios, etc.
  • Eliminar moho. En una botella con pulverizador, añadir unas cuantas gotas, un poco de agua y vinagre de manzana. Utilizar sobre el área mohosa.
  • Para desinfectar la ropa. En el cajón del detergente, agrega unas gotas y tu ropa quedará mucho más fresca, libre de bacterias y malos olores. Lo mismo puedes hacer en el lavavajillas.
  • Repelente contra insectos. Preparar una dilución y vaporizar el hogar.
  • En el cubo de basura. Debido a su acción antiséptica, si añades unas gotas de vez en cuando, eliminarás los microbios presentes y reducirás notablemente los malos olores.

Contraindicaciones del aceite de árbol de té

El árbol de té no se puede ingerir. Únicamente se debe utilizar sobre la piel, sin atravesar los orificios. Su toxicidad es muy alta si es ingerido tanto por un humano como por un animal. También está contraindicado el uso en mujeres embarazadas, lactantes y en bebés con la piel muy sensible.

Antes de usarlo, debes diluirlo en agua siempre. Y recuerda que no debes automedicarte: antes de realizar cualquier tratamiento consulta a tu médico.

Si te ha servido este artículo sobre el aceite de árbol de té, ahora te sugerimos que leas otros parecidos en la sección de salud.