Árnica

Como ocurre con muchas plantas y vegetales, el árnica tiene una serie de propiedades medicinales, entre las su efecto analgésico o antimicrobiano, o las aplicaciones de su aceite en la salud y la belleza, que le han otorgado popularidad desde hace siglos. Se puede usar tanto en pomada como en crema, para el tratamiento de ciertos dolores o hinchazones. El mundo de la cosmética y la belleza se ha beneficiado de este principio activo ya que el extracto oleoso de árnica promueve la hidratación y la regeneración celular.

En este artículo queremos mostrarte detalladamente cuáles son las propiedades del árnica, para qué sirve, es decir, sus usos y aplicaciones. También veremos algunas contraindicaciones de las que no puedes olvidarte y posibles efectos secundarios como consecuencia de un mal uso del vegetal.

¿Cuáles son las propiedades del árnica?

arnica propiedades

Principalmente, las cremas y las pomadas que se elaboran a base del extracto de la planta suelen emplearse para calmar dolores producidos por golpes. Los moratones, hinchazones, el daño causado por las caídas… Todos son una diana a la que el árnica sabe apuntar muy bien. Hay algo a destacar, y es que no se sabe el modo de acción exacto del vegetal en nuestro cuerpo.

Hay investigaciones y trabajos que cuestionan si podría servir para calmar los dolores que se producen tras una cirujía, produciendo una sensación de alivio cuando se aplica una pomada vía tópica. Obviamente los efectos no son los mismos que si te tomas un antiinflamatorio, pero puede servir cuando las molestias son leves.

He leído en algunos sitios que el árnica, por sus propiedades antimicrobianas y antibacterianas, podría servir para reducir las infecciones bucales realizando gárgaras. Eso sí, no se puede ingerir.

Por tanto, habiendo visto las propiedades (si quieres ver las del aceite que se obtiene a partir de la planta, visita el enlace que hay al final del artículo), veamos ahora para qué sirve.

>> Entra y descubre todas las Propiedades del aceite de árnica <<

Todos sus beneficios y para qué sirve

Tras aplicar sobre la piel el árnica, puedes obtener los siguientes beneficios.

  • Disminuir el dolor causados por golpes.
  • Aliviar el enrojecimiento o las irritaciones.
  • Para eliminar infecciones, aplicando una crema adecuadamente, bajo supervisión médica. También reduce el dolor provocado por las mismas.
  • Para aliviar moratones.
  • Para el dolor de las articulaciones tal vez te convenga usar más el harpagofito. Son el caso de la artrosis o la artritis.
  • Para reducir las estrías provocadas por el embarazo, también puedes emplear el aceite de almendras dulces.
  • Para el pelo, añadiendo unas pequeñas gotas a tu champú habitual.
  • Como enjuague bucal, para combatir microorganismos y otras afecciones de la boca, dentales o en las encías.

Mitos y mentiras del árnica

aceite de arnica

Hay quienes creen que la homeopatía sirve para algo. En realidad no es más que azúcar y agua, eso para empezar. Muchos piensan que por añadir árnica a un producto de estos puedes curar la epilepsia, los mareos, evitar infartos o incluso curar el cáncer. Vamos a ver, ¿y qué más? Un producto así no te va a curar el cáncer, y si estás leyendo esto, que te quede bien claro que un producto homeopático no te va a curar nada, y menos enfermedades como las mencionadas.

Dicen que al estar prescrita como homeopatía, el árnica no tendría efectos secundarios si se usa internamente. Es absurdo. Si tienes cualquier afección grave, ve a un especialista en medicina, nadie más que él sabe lo que tienes y el tratamiento que mereces llevar a cabo.

Posibles efectos secundarios del árnica

Sigue las contraindicaciones de cada producto que esté elaborado con árnica para evitar algunos de los efectos secundarios como estos:

  • Angustia y vómitos.
  • Nerviosismo o estrés.
  • Pequeños mareos o malestar de la cabeza.
  • Ir blando de vientre.
  • Alergia. Para prevenir este efecto, primero aplica un poco de pomada sobre la muñeca.

Y respecto a las contraindicaciones habituales:

  • No tomar en caso de estar embarazada o en lactancia.
  • No ingerir. La homeopatía no tiene el control del que presumen. No la tomes internamente sin permiso de un experto.
  • Evitar el contacto con orificios naturales y los ojos.
  • La mejor forma de consumirla es mediante crema y pomada, es decir, una aplicación externa, sobre la piel.

Relacionado:

Si te ha resultado interesante este artículo sobre el árnica, puedes compartirlo en las redes sociales o visitar el resto de artículos en nuestra sección de salud natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*