El gomasio, también conocido como sal de sésamo, se ha empleado tradicionalmente en recetas japonesas. No solamente tiene una alta calidad nutricional, sino que además está muy rico y su preparación es muy sencilla.

Este condimento se elabora a partir de la sal marina y las semillas de sésamo. Es decir, aporta nutrientes como proteínas vegetales, ácidos grasos insaturados (que son esenciales para la vida humana y se deben obtener en la dieta) y minerales. Entre los minerales que aporta están el calcio para los huesos, o el hierro para la hemoglobina y otras funciones. Estos dos minerales hacen del gomasio un producto adecuado para niños, ya que favorece un crecimiento saludable.

En este artículo queremos explicarte diversos trucos para disfrutar al máximo de las propiedades del gomasio. Te recomendamos que leas los siguientes consejos para elaborarlo.

¿Cómo se prepara el gomasio?

gomasio

Preparar este alimento es muy sencillo. las proporciones de semillas de sésamo y sal marina pueden variar en función de la receta, también de tus gustos. El gomasio puedes comprarlo en diversos establecimientos, pero hacerlo casero resulta en un condimento mucho más sabroso. A continuación conocerás su receta tradicional.

Ingredientes y materiales

Ingredientes:

  • Sal marina, preferentemente sin refinar
  • Semillas de sésamo. También valen las semillas de chía, o linaza.

Ambos ingredientes los puedes encontrar fácilmente en supermercados o tiendas especialezadas.

Materiales:

  • Sartén limpia.
  • Mortero con estrías para su molienda.
  • Recipiente para almacenar el gomasio, preferentemente de vidrio. Así conservará mejor sus propiedades y beneficios.

Cómo se hace el gomasio paso a paso

  1. En la sartén, deposita seis o siete cucharadas tamaño postre de semillas. Recuerda que la sartén debe estar bien limpia, para que el alimento tenga un sabor puro.
  2. Sin poner aceite, dóralas un poco. No pares de moverlas para que no se quemen y se hagan todas uniformemente.
  3. Ponlas en el mortero japonés y ábrelas con cuidado. No tienes que molerlas o triturarlas, pero tampoco pueden quedar enteras. Si se abren ligeramente, nuestro organismo absorberá más nutrientes.
  4. Como la proporción original es 7×1, añade una cucharada de sal marina en la sartén. Como hemos hecho con las semillas, aplica un poco de calor.
  5. Cuando se haya calentado, mezcla la sal con las semillas.
  6. Almacena la mezcla. Como hemos dicho, es mejor que el recipiente sea de vidrio. Conviene que tenga cierre hermético.

A pesar de que el envase sea hermético, es recomendable consumir el gomasio antes de una semana. Puedes hacer más o menos cantidad, pero la proporción debe ser la misma. De este modo, te aseguras beneficiarte de los nutrientes de las semillas.

¿Cuáles son los beneficios y propiedades del gomasio?

El valor nutricional del gomasio hace merecer la pena tenerlo siempre a mano, ya que aporta recursos muy saludables al organismo. Veamos qué contiene.

  • Ácidos grasos insaturados. Como ya sabes, no podemos sintetizarlos y necesitamos incorporarlos a través de la dieta. Ejercen un papel estructural esencial en las membranas plasmáticas celulares.
  • Proteínas y aminoácidos vegetales.
  • Vitaminas. Las vitaminas C y E son antioxidantes, y contribuyen en la neutralización de radicales libres. Por su parte, la vitamina B mantiene sana la piel. Conviene recordar que una dosis vitamínica mayor a la necesaria no supone ningún beneficio adicional, pues el exceso se elimina vía renal.
  • Fibra. Ayuda en la digestión y reduce los síntomas del estreñimiento.
  • Minerales. El calcio es completamente necesario para el desarrollo y mantenimiento de los huesos. Por eso es recomendable incorporar el gomasio o las semillas de sésamo a la dieta de los niños. También es rico en hierro.
  • Habiendo visto el valor nutricional de este alimento, ahora podemos conocer en qué va a favorecer nuestra salud.
  • Regula el pH tras el consumo de otros alimentos cárnicos o excesivamente ácidos.
  • Los ácidos grasos esenciales como el linoleico contribuyen en la protección del corazón.
  • La fibra protege el estómago, el intestino y otras partes del sistema digestivo.
  • Es muy empleado en la dieta macrobiótica.
  • Felicidad. Los alimentos sabrosos nos ayudan a mantener una sonrisa cada día, para toda la familia 🙂

¿En qué recetas se puede usar el gomasio?

En múltiples recetas. Es un ingrediente muy versátil, que merece la pena añadir, de vez en cuando, a los siguentes platos.

  • Ensaladas. Para aportar un toque diferente y sabroso, a razón de media cucharada por comensal.
  • En sopas o guisos, como cualquier otra especia.
  • En carnes, pescados y mariscos. Una cucharada de gomasio sobre gambitas les da un sabor muy agradable.
  • Como favorece el proceso digestivo, es muy usado en dietas macrobióticas.
  • Media cucharada diaria sin más, para suplir carencias nutricionales.

Relacionado:

Si te ha interesado este artículo sobre el gomasio, a continuación te recomiendo que visites la categoría de remedios caseros y naturales.